RR.jpg
DSC09790.jpg

En las estancias de esta antigua casa señorial han dormido nobles, toreros, actores, cantantes e incluso reyes. Cayetano Rivera, Julio Iglesias, Adrián Brody (durante el rodaje de Manolete), y hasta la infanta Luisa Fernanda de Borbón son algunos de ellos.


Como homenaje a esta familia nobiliaria, cada una de las 28 habitaciones del hotel luce junto a su puerta una placa con el nombre de un duque de Medinaceli, su fecha de nacimiento y muerte. La placa más antigua es la de Alfonso X el Sabio, Rey de Castilla y León (1221-1284).

La placa coincide con la habitación número 1 del hotel, situada junto a una pequeña capilla que perteneció a la orden de los Jesuitas. Una virgen de La Inmaculada del siglo XVIII preside un altar dorado entre paredes de azulejos típicos andaluces. La capilla es de la misma época que el palacio, pero el techo, que muestra un artesanado mudéjar original, se trajo de otro palacio más antiguo.


Como curiosidad, las puertas de madera del fondo de la capilla se abrían para que el huésped de la habitación colindante tuviera acceso directo al altar en sus momentos
de rezo. Una rejilla permitía además al invitado escuchar las oraciones de las monjas sin salir de la estancia.


La última restauración del hotel ha logrado recuperar gran parte del ambiente señorial que siempre ha estado tan ligado a este lugar. El mobiliario y muchos de los cuadros son originales de la época de construcción del palacio. Algunos ya estaban en el inmueble, otros fueron comprados en anticuarios, como los tapices del siglo XVIII, una bonita quesera del mismo siglo y un clavicordio (instrumento parecido al piano) del
siglo XIX. La mayoría de estas joyas están colocadas por los pasillos que dan a las habitaciones o alrededor del gran patio andaluz, un luminoso espacio con suelo de
mármol italiano y cúpula de cristal donde aún puede verse la cerrajería de lo que fue en origen la primera planta de la casa (la segunda se construyó en 2002 para aumentar
las habitaciones).

DSC00403.jpg
DSC0002122D.jpg

Protegido como Bien de Interés Cultural, el jardín ha compartido la historia y, tristemente, el abandono de este hotel, ya que durante cuatro años permaneció cerrado
hasta que en 2016 volvió a recibir clientes. Sus esculturas, fuentes y bancos de piedra,
muchos desenterrados durante la última restauración, han sido testigos del trasiego de
varias familias nobles como la de Ruíz Golluri a quienes les gustaba retratarse entre
sus arboledas.

Joaquín Ruíz Golluri (Arquitecto) y familia en los jardines del Hotel Duques de Medinaceli.

1951

Capitulo I
Historia

DSC03050.jpg
isabelmerello_puertosantamaria1_edited.jpg

Dña. Isabel Merello

Isabel Merello, viuda de Fernando Terry, última familia que residió en la Quinta Ruiz Golluri, hoy Hotel Duques de Medinaceli.

Dña. Isabel era una persona muy querida en la Ciudad, quien también le inculcó el hacer el bien por los demás. Había sido presidenta durante muchos años de la Cruz Roja local, impulsora junto con el Conde de Osborne, del Colegio La Salle, hermana mayor de la Archicofradía de la Esclavitud de los Milagros, creadora de viviendas sociales para los trabajadores de bodegas, y su labor humanitaria y caritativa la hicieron merecedora, allá por 1963, de la Orden Civil de Beneficencia. Fue impulsora de las Galas de la Cruz Roja que se celebraron en nuestra Ciudad a beneficio de la institución. En el año 2007 volvieron dichas galas a celebrarse en nuestra Ciudad. El 4 de enero del pasado 2009, se inauguró en la Costa Oeste el Parque Isabel Merello, Vda. de Terry.